16/5/07

LLEGIR EN VEU ALTA

Al blog de José Antonio Millan, llegueixo un post sobre la importància de seguir llegint en veu alta als fillets i filletes que ja saben llegir... per què serà que es deixa de fer?
Us poso el fragment que ell mateix escriu, simplement, genial!

Poco a poco, casi sin darnos cuenta (porque el entrelazamiento de la vida de nuestros hijos con la nuestra es un gran misterio), ya teníamos libros con letras grandes, ya distinguían la o redonda de la i con un puntito, ya reconocían algunas palabras, ya leían dificultosamente, ya te corregían cuando te confundías en una palabra, ya leían de corrido, ya devoraban los libros... Llegados a este punto, era el momento de dejarlos solos. ¿O no?
Tenían ocho o nueve años. Habíamos pasado de los ositos a las brujas, de las brujas a los piratas, a los bosques de Narnia, a los tramperos del Canadá. Habíamos navegado, luchado, explorado pirámides juntos, bajado al centro de la Tierra... ¿Y ahora íbamos a separarnos? Se suponía que uno no leía a los niños "mayores", aunque... ¿por qué no? Los padres de niños de la edad de los míos estaban dejando de leerles, o quizás los hijos no querían ya que se les leyera...
Y, de golpe, lo vi clarísimo. Había que seguir.

1 comentari:

Darabuc ha dit...

És curiós: als avis els tornem a llegir, fem grups de lectura en veu alta, els portem els llibres al casal... Sembla que l'edat adulta, inclosos els nens que "ja no sóc un nen!", és l'edat del càstig!